¿Quién inventó el pastel de bodas?

Tarta de boda 1900

Corren rumores de que la inusual aguja de la iglesia de Santa Novia fue la inspiración de la tradicional tarta nupcial. Es fácil entender de dónde viene esta idea. La aguja de cuatro pisos, de color pálido y forma afilada, imita bastante bien la delicia afrutada cubierta de hielo en la que a menudo se ve a los novios hundiendo la paleta culinaria. Pero, ¿fue esta iglesia de la City londinense la que inspiró la tradicional arquitectura pastelera?

Puede parecer obvio, con un nombre como St Bride's, pero no es un caso tan sencillo de determinismo nominal como parece a primera vista. El nombre de St Bride's alude a la fundadora de la iglesia original del siglo VII, llamada de diversas formas: St Brigid, St Bride y St Bridie.

El edificio actual es al menos la séptima encarnación de una iglesia en este lugar (los restos de las seis anteriores se descubrieron en 1953). Se construyó en 1675, diseñada por Christopher Wren después de que el edificio anterior fuera destruido en el Gran Incendio de Londres (a pesar de que, según se dice, tenía su propio camión de bomberos). El campanario no se añadió hasta 1703, lo que la convirtió en la iglesia más alta de Londres (después de St Paul's) y en un punto de referencia prominente en el horizonte de la época.

¿Cuándo nació la tarta nupcial?

La tarta nupcial moderna, tal y como la conocemos ahora, tendría su origen en la boda en 1882 del Príncipe Leopoldo, Duque de Albany; su tarta nupcial fue la primera completamente comestible. Los pilares entre los pisos de la tarta no empezaron a aparecer hasta unos 20 años después.

¿Qué simboliza la tarta en una boda?

La tarta nupcial simboliza la buena fortuna y la fertilidad. También trae buena suerte a todos los que la comen. La tarta nupcial debe elaborarse con abundantes ingredientes de buena calidad para simbolizar un matrimonio duradero, rico y feliz. La novia corta el primer trozo de tarta para augurar buena suerte en el matrimonio.

Tarta de boda medieval

El nombre de Santa Novia para una iglesia de Fleet Street no podría ser más acertado, porque desempeña un papel importante en la cultura nupcial actual. El nombre de Santa Novia proviene de Santa Bridgit o Santa Novia de Kildare - una esclava druida e hija de un príncipe irlandés, que nació en 453. Regaló tantas posesiones a su padre que éste le permitió seguir su vocación religiosa. A Santa Brígida se le dedica un día de fiesta, en el que se acostumbra a hacer donaciones a los pobres y se hornea una tarta para sus viajes.

La actual St Bride's fue construida por el arquitecto Sir Christopher Wren (1633-1723) en 1672, una de las primeras que diseñó al reconstruirse la City londinense tras el Gran Incendio de Londres. Se cree que es la séptima iglesia que se levanta en este lugar desde el siglo VI, ya que el Gran Incendio destruyó una que databa del siglo XV.  En la iglesia anterior fue bautizado en 1633 el famoso diarista Samuel Pepys (1633-1703), quien la mencionó en las anotaciones de su diario sobre el gran incendio. Aunque la iglesia principal estuvo abierta al culto desde 1674, la torre y el campanario no se terminaron hasta 1703.

La tradición de las tartas de boda

Las tartas de boda, tal y como las conocemos, han sido creadas por los pasteleros de hoy en día, que se han apoyado en los hombros de pasteleros innovadores de todos los tiempos, mezclados con miles de años de tradiciones culturales. Aunque la tarta nupcial ha evolucionado y se ha convertido en algo muy distinto de sus formas más primitivas, en lo fundamental sigue siendo lo mismo: es para comerla y celebrar un matrimonio.

La tarta nupcial se considera en gran medida una peculiar creación inglesa. Montagne", en su célebre "Gastronomique", describió acertadamente el pastel de bodas como un "plum cake" inglés y como "un pastel monumental" que es "un símbolo más que un manjar, una tradición transmitida de un siglo a otro, cuyos orígenes se pierden en las brumas de la antigüedad". En casi todos los países que celebran una boda con tarta predomina la tarta de bodas inglesa. Sin embargo, los europeos continentales prefieren un pastel mucho más ligero, como un croquembouche -un cucurucho de pequeños pastelitos redondos de choux, también conocidos como profiteroles, cubiertos de salsa de toffee- o un conjunto de bizcochos ligeros decorados con nata o glaseados con otros dulces, como macarons.

Tarta de frutas para bodas

La tarta nupcial es el pastel tradicional que se sirve en los banquetes de boda después de la cena. En algunas partes de Inglaterra, la tarta nupcial se sirve en el desayuno de bodas; el "desayuno de bodas" no significa que la comida se celebre por la mañana, sino en un momento posterior a la ceremonia del mismo día. En la cultura occidental moderna, la tarta suele exponerse y servirse a los invitados en la recepción. Tradicionalmente, las tartas de boda se hacían para traer buena suerte a todos los invitados y a la pareja. Hoy en día, sin embargo, son más bien el centro de mesa de la boda y no siempre se sirven a los invitados. Algunas tartas se construyen con un solo piso comestible para que lo compartan los novios, pero esto es poco frecuente, ya que la diferencia de coste entre pisos falsos y reales es mínima.

Hay tartas de boda de distintos tamaños, según el número de invitados a los que se vaya a servir. Los pasteleros y diseñadores de tartas modernos utilizan diversos ingredientes y herramientas para crear una tarta que suele reflejar la personalidad de la pareja. Mazapán, fondant, pasta de goma, crema de mantequilla y chocolate son algunos de los ingredientes más utilizados. Los precios de las tartas varían en función del tamaño y los componentes. Los precios suelen fijarse por persona o por trozo[1], y pueden oscilar entre unos pocos dólares y varios cientos de dólares por persona o trozo, dependiendo del pastelero contratado. Las tartas de boda y la decoración de tartas en general se han convertido en un cierto símbolo de la cultura pop en la sociedad occidental. En Estados Unidos, programas de telerrealidad como Cake Boss y Amazing Wedding Cakes se han hecho populares y son tendencia en la cultura popular actual.

Subir