¿Qué pasa Si te echas silicona en la piel?

¿La imprimación de silicona es mala para la piel?

Todavía recuerdo la primera vez que probé Smashbox Photo Finish. Aunque no soy de las que se maquillan toda la cara, me gusta un acabado suave y me encanta cualquier producto que pueda ayudarme a minimizar los enormes poros de mis mejillas. Y, si es posible evitar que parezca que me he mojado la frente en aceite de oliva a la hora de comer, también es una ventaja.

Photo Finish hizo todo eso y más. Mi piel parecía impecable incluso antes de coger el corrector, no necesité papel secante antes del mediodía y mi ligera base de maquillaje se mantuvo en su sitio. Todo el día. Estaba enamorada.

Una década después, me sigue encantando el aspecto de Photo Finish. Pero como consumidora mucho más consciente de los ingredientes, me doy cuenta de que sus dos primeros ingredientes son ciclopentasiloxano y dimeticona, ambos siliconas. Las siliconas han tenido mala fama últimamente, pero ¿son realmente tan peligrosas? ¿Es uno de esos ingredientes que provocan acné? ¿O puedo seguir disfrutando de mi piel súper suave antes del maquillaje?

La silicona es un polímero sintético compuesto de silicio, oxígeno y otros elementos, como carbono e hidrógeno. Así que, aunque la silicona procede de ingredientes naturales, tiene que pasar por importantes procesos químicos para convertirse en silicona (de ahí lo de sintética). Pero el hecho de que sea sintética no significa que la silicona esté en la misma categoría que los parabenos, los ftalatos y los sulfatos.

¿Cómo ayuda la silicona a la piel?

Aumenta la hidratación del estrato córneo y facilita así la regulación de la producción de fibroblastos y la reducción de la producción de colágeno. El resultado es una cicatriz más suave y plana. Permite que la piel "respire".

¿Es buena la silicona para el cuerpo?

Dado que la silicona se considera químicamente estable, los expertos afirman que su uso es seguro y probablemente no tóxico. Por ello, la silicona se utiliza ampliamente en implantes cosméticos y quirúrgicos para aumentar el tamaño de partes del cuerpo como los senos y los glúteos, por ejemplo.

¿La crema de silicona es buena para la piel?

Las siliconas son hipoalergénicas, no irritantes y no comedogénicas. Y la mayoría de los dermatólogos coinciden en que las siliconas son seguras y no deberían causar problemas si no tienes tendencia a los brotes. Sin embargo, si tienes la piel grasa, sensible o propensa al acné, quizá debas buscar una alternativa.

Las siliconas son malas para la piel dermatólogo

¿Cómo se ganó su reputación este famoso polímero? Volvamos al principio. En pocas palabras, las siliconas son una "película transpirable" sintética derivada del sílice (su forma natural). Si le resulta más fácil, piense que se trata de un recubrimiento mágico de componentes habituales en sus productos cosméticos y para el cuidado de la piel.

Algunos pueden proporcionar un efecto emoliente, mientras que otros forman una película resistente al agua o mejoran la untabilidad del producto. Algunas también funcionan como fluidos portadores para transportar los ingredientes a la piel y dejar una sensación ligera y no grasa.

En definitiva, las siliconas se han utilizado ampliamente en cosmética desde su aparición en la industria de la belleza. Por lo general, proporcionan un tacto suave y un aspecto mate, una distribución uniforme del color, son resistentes al agua y al roce, se extienden con facilidad y se asientan cómodamente sobre la piel. Además, no son irritantes ni comedogénicos, favorecen la cicatrización de heridas y cicatrices y son baratos de producir.

La comunidad del cuidado de la piel argumenta que este ingrediente no tiene ningún beneficio real y que son ingredientes de relleno difíciles de eliminar y que obstruyen los poros. También afirman que las siliconas provocan acné, dificultan la superposición de productos y no son ecológicas.

Por qué la silicona es mala para la piel

En Internet circulan muchos mitos sobre la seguridad de la silicona como ingrediente utilizado en muchos productos para el cabello y el cuidado de la piel que se comercializan hoy en día. Es comprensible que quieras saber qué estás poniendo en tu cuerpo, así que este artículo será una guía para ayudarte a sacar tus propias conclusiones sobre la silicona. Es importante tener en cuenta que no todas las siliconas son iguales. La silicona de uso médico está autorizada por la FDA para su uso en productos médicos, mientras que la silicona que se encuentra en productos cosméticos y capilares comunes puede no cumplir las mismas normas.

Una de las principales razones por las que la silicona se encuentra en tantos productos para el cuidado de la piel es que es hipoalergénica. Esto significa que no es probable que la silicona provoque reacciones alérgicas en la piel. Esto es especialmente importante para las personas con piel muy sensible o afecciones cutáneas preexistentes, como eccemas o dermatitis. En el raro caso de que la silicona provoque una reacción, es probable que la piel no se haya limpiado a fondo antes de la aplicación.

La silicona es uno de los materiales sintéticos menos reactivos que pueden utilizarse en muchos productos diferentes. No reactivo significa simplemente que no provoca reacciones al entrar en contacto con otros materiales. Biocompatible, por otra parte, significa que es seguro para el cuerpo humano. Estos dos componentes hacen que sea un ingrediente deseable en productos y equipos de grado médico. Además, puede estar seguro de que la silicona puede añadirse a su régimen diario de cuidado de la piel sin interferir con otros ingredientes.

Por qué la silicona es buena para la piel

Si lo piensas, en nuestra vida diaria entramos en contacto con miles de materiales. Botellas de plástico, ropa de mezcla de poliéster y algodón, puertas y ventanas de cristal... la lista podría ser interminable. Lo cierto es que a menudo pasamos por alto a cuántos de estos materiales estamos expuestos y damos por sentado que la mayoría de ellos han sido sometidos a pruebas de seguridad. Otro material popular con el que entramos en contacto muy a menudo es la silicona. Este material blando y flexible se utiliza en todo tipo de artículos, desde accesorios de Halloween hasta botellas de agua o dispositivos médicos.

Muchos consumidores prefieren los productos de silicona a los de plástico para reducir la cantidad de residuos que generan. Se ha comprobado que la silicona dura más que el plástico normal, además de estar hecha de sílice natural en lugar de petróleo artificial, que es lo que se utiliza para fabricar plástico. Otra ventaja es que, aunque la silicona no es biodegradable, no es tóxica para el medio ambiente. "No es tóxica para los organismos acuáticos o del suelo, no es un residuo peligroso y, aunque no es biodegradable, puede reciclarse tras toda una vida de uso". Si se incinera, la silicona se reduce de nuevo a sus factores elementales de sílice amorfa, dióxido de carbono y vapor de agua, y no a sustancias químicas nocivas transportadas por el aire.

Subir