¿Cuándo se quitarse la chaqueta en una boda?

¿Se quita la chaqueta cuando conduce?

Los colegios solían tener normas estrictas sobre la vestimenta de verano. ¿Te acuerdas? A cierta temperatura se anunciaba que el uniforme de verano estaba a la orden del día, y todos los chicos podían quitarse la americana y respirar aliviados.

En la edad adulta no hay reglas tan estrictas. Aunque no cabe duda de que es bueno ser dueño de tu propio vestuario, esto añade un nivel de incertidumbre al atuendo veraniego. Si estás en un ambiente formal, puede ser difícil saber cuándo está bien relajar las reglas de la sastrería.

La oficina puede ser un lugar complicado. Cuando las temperaturas se disparan, puede resultar incómodo seguir con el traje completo, por no decir improductivo. Sin embargo, las mangas de camisa no siempre son bienvenidas, sobre todo en los lugares de trabajo donde la vestimenta tradicional es la norma.

Muchos caballeros buscan orientación en los miembros más veteranos del equipo. Si ellos se han quitado la chaqueta, puede que a usted le parezca bien hacer lo mismo. Del mismo modo, puede que te sientas cómodo quitándote la chaqueta en tu propia mesa pero necesites volver a ponértela para asistir a una reunión.

¿Cuándo hay que quitarse la chaqueta en una boda?

De nuevo, esto depende completamente de lo formal que sea la boda. Muchos caballeros pecan de precavidos y se dejan la chaqueta puesta durante la ceremonia. Por lo general, se considera aceptable quitarse la chaqueta una vez que la ceremonia ha terminado y se han tomado las fotografías formales.

¿Hay que llevar chaqueta a una boda?

Normalmente, las bodas se consideran eventos formales que requieren que sus invitados lleven traje de chaqueta, pero no siempre es así. Quizá sepas que la boda a la que vas a asistir se supone que es un acontecimiento muy íntimo, al que sólo están invitados unos pocos amigos íntimos y familiares.

¿Se quita la chaqueta del traje cuando se sienta

No importa a qué tipo de boda asistas, siempre hay un conjunto de reglas de etiqueta y código de vestimenta que la acompañan. Ya se trate de una boda de etiqueta, semiformal o informal, estas normas sirven para guiarte en la elección de tu atuendo y, lo que es más importante, para que los novios estén contentos y satisfechos en su gran día.

Según la experta en etiqueta Lisa Grotts, no hay mucho que una pareja pueda hacer con respecto a la vestimenta de los invitados a su boda, aparte de indicar el código de vestimenta en la invitación. "Si los invitados y la pareja son amigos íntimos, respetarán el código de vestimenta. Sin embargo, he asistido a más de una boda en la que los invitados iban vestidos de forma escandalosa o imitando a la novia", dice. Las parejas proporcionarán (y deberían hacerlo) a los invitados unas expectativas claras sobre el código de vestimenta. En la invitación se indicará el lugar de celebración y el grado de formalidad del código de vestimenta.

¿Qué no se debe llevar a una boda? "Más que decir lo que no hay que llevar, me gusta recordar de qué va el día. Se trata de celebrar a la pareja y su amor, así que yo evitaría llevar cualquier cosa que pudiera distraer de su día especial", dice Lindsey Love, estilista sénior de BHLDN.

Un caballero nunca se quita la chaqueta

Hay ocasiones en las que se espera que lleves un traje de tres piezas. Puede que seas el padrino de una boda o que sea el Día Nacional del Traje de Tres Piezas (vale, nos hemos inventado ese día, pero oye, escribe a tu congresista, quizá podamos conseguirlo). Pero hay muchas otras ocasiones en las que un traje de tres piezas funcionaría. ¿Y qué hay de los otros días, los martes normales en los que no pasa nada especial? ¿Quién dice que entonces no se puede llevar un traje de tres piezas?

Si tienes un traje de tres piezas en el armario, esta es tu guía oficial para sacarle el máximo partido. Y si no tienes ninguno en tu armario, probablemente querrás añadir uno a tu colección después de ver lo fáciles que son de llevar y lo bien que pueden quedar.

Normalmente, cuando estás de pie, te sugerimos que te abroches la chaqueta, y cuando estás sentado, te sugerimos que te la desabroches. Cuando se lleva un traje de tres piezas, el chaleco permite dejar la chaqueta abierta cuando se está de pie y seguir pareciendo arreglado. Así, si va a pasar de estar sentado en una reunión a hacer una presentación, el traje de tres piezas le permitirá estar sentado y de pie con facilidad. En algunos casos, también puede prescindir de la chaqueta. Por ejemplo, si vas a remangarte y a hacer una lluvia de ideas, puedes remangarte literalmente y dejarte puesto el chaleco para dar una imagen que diga: "Soy todo negocios, pero no me da miedo ensuciarme las manos".

Abrigo sport

Hemos incluido productos de terceros para ayudarte a navegar y disfrutar de los momentos más importantes de la vida. Las compras realizadas a través de los enlaces de esta página pueden reportarnos una comisión. Una vez que envíes tu confirmación de asistencia por correo, es muy probable que empieces a pensar en el atuendo que llevarás el gran día. Aunque la invitación suele incluir un código de vestimenta sugerido para la boda, puede resultar confuso a la hora de elegir el atuendo. Y, como cualquier invitada veterana sabe, lo último que quieres hacer es posponer las cosas hasta la víspera de la boda y sentir que no tienes nada que ponerte.

Si te preguntas: "¿Qué me pongo para ir de invitada a una boda? De hecho, es una de las preguntas más habituales que se hacen los invitados. Y, por suerte para ti, estamos aquí para ayudarte. En esta completa guía de moda para invitadas de boda, encontrarás consejos aprobados por expertos para elegir exactamente qué llevar a una boda (y qué no llevar) independientemente del código de vestimenta o de la temporada. A continuación, lee sus consejos de moda nupcial de eficacia probada que te ayudarán a elegir un conjunto con el que te sientas lo mejor posible. Y, para que la experiencia de compra te resulte lo más sencilla posible, también hemos resumido nuestros cinco lugares favoritos para comprar el atuendo de invitada de boda que querrás volver a ponerte una y otra vez.

Subir