¿Cómo controlar la agresividad de los perros?

Mi perro me muerde cuando le corrijo

Como un caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, el perro agresivo con correa es tranquilo, calmado y francamente educado cuando pasea entre la gente o entre perros sin correa. Pero si se le engancha a una correa, se lanza, ladra y chasquea al ver a otro perro. ¿Esta situación le ha obligado a planificar paseos en los que sabe que no se cruzará con otros perros?

Aunque los perros agresivos con la correa rara vez llegan a morder, la experiencia es lo bastante aterradora y embarazosa como para que sus dueños decidan limitar o eliminar los paseos. Pero esto no tiene por qué ser así si se conocen las causas y las soluciones de este tipo de comportamiento.

Una combinación de frustración y tensión, la agresión con correa es un problema común. Muchos perros que muestran estos rasgos anhelan la interacción con otros perros, pero la mayoría tienen habilidades sociales caninas menos que estelares para crear un encuentro exitoso. Al igual que un niño que corre a un parque y le hace una llave en la cabeza a otro niño para decirle: "¡Eh, seamos amigos!", un perro sin habilidades sociales puede embestir y ladrar a un perro que pasa en lugar de utilizar señales sutiles para indicar su deseo de entablar una relación. Cuando sus dueños son testigos de este comportamiento, (comprensiblemente) alejan a sus perros y evitan exponerlos a interacciones sociales con otros canes. Pero esto garantiza que su perro nunca aprenda a interactuar correctamente con otros perros, y les condena a ellos y a su perro a una vida carente de amistades caninas.

¿Se puede curar a un perro agresivo?

Es importante tener en cuenta que la agresividad no tiene cura. Los comportamientos agresivos se controlan y reducen mediante un tratamiento adecuado con un profesional veterinario especializado en comportamiento. También es esencial entender que la agresividad es un problema de comportamiento, no una cuestión de obediencia.

¿Cuál es la causa de que un perro se vuelva agresivo?

La agresividad en los perros puede deberse a la defensa del territorio, los recursos o un miembro de la familia; al miedo; a la frustración; al instinto de presa; o al dolor. En todas estas situaciones, un perro puede ser empujado demasiado lejos y puede pasar rápidamente de comportamientos reactivos, temerosos o de guardia a ser agresivo.

Agresión por miedo en perros

La agresividad es una de las razones más comunes por las que los propietarios de mascotas buscan ayuda profesional para sus perros. Pero, ¿qué es la agresividad? La agresividad es un comportamiento hostil, dañino o destructivo hacia una persona, ya sea un ser humano u otro animal.

Es importante determinar la causa de la agresividad para tratar adecuadamente el problema. La agresividad en los perros puede deberse a la defensa del territorio, los recursos o un miembro de la familia; al miedo; a la frustración; al instinto de presa; o al dolor. En todas estas situaciones, un perro puede ser empujado demasiado lejos y puede pasar rápidamente de comportamientos reactivos, temerosos o de guardia a ser agresivo.

Reactividad: La reactividad suele confundirse con la agresividad. Los perros reactivos reaccionan de forma exagerada ante determinados estímulos o situaciones. La genética, la falta de socialización, un adiestramiento insuficiente para aprender a controlarse, una experiencia aterradora o una combinación de todos estos factores pueden causar reactividad, y el miedo suele ser la fuerza impulsora.

Los perros reactivos tienen ciertos desencadenantes, como los hombres con barba o sombrero, los niños pequeños o las situaciones en las que el perro se siente atrapado con una correa. Si un perro reactivo se le acerca, lo mejor que puede hacer es dejarle espacio. No se acerque para intentar saludarle. Si tiene un perro reactivo, trabajar con un adiestrador para probar técnicas de modificación del comportamiento que aborden la causa puede evitar la escalada hacia la agresividad.

Perro reactivo

Amy Bender es una experta en adiestramiento canino y escritora con más de una década de experiencia en el trabajo profesional con perros.  Es propietaria de una empresa de adiestramiento canino y miembro de la Asociación de Adiestradores Caninos Profesionales.

La Dra. Lauren Smith, DVM, es una reputada veterinaria especializada en pequeños animales y escritora con más de una década de experiencia centrada en la atención urgente de mascotas y cinco años de experiencia en la redacción de contenidos veterinarios.  Fundó The Vetitude, un sitio web para profesionales veterinarios. La Dra. Smith forma parte del Consejo de Revisión Veterinaria de The Spruce Pets.

Si su perro gruñe, chasquea o muerde con regularidad, es posible que tenga entre manos un problema de agresividad. La agresividad es una de las principales razones por las que los propietarios de perros buscan la ayuda de un adiestrador canino profesional o de un especialista en comportamiento animal. Y no sólo los perros grandes y las llamadas "razas peligrosas" son propensos a la agresividad; cualquier raza es capaz de volverse agresiva en las circunstancias adecuadas.

Por comportamiento agresivo de un perro se entiende cualquier comportamiento relacionado con un ataque o un ataque inminente. Esto incluye quedarse quieto y rígido, gruñir, gruñir, enseñar los dientes, embestir y morder.

Adiestramiento de perros agresivos

Su perro tiene una personalidad completamente propia y, como todos los perros, tiene diferentes estados de ánimo que van desde la alegría al miedo. Sin embargo, si su perro se comporta de forma agresiva, ya sea con las personas o con otros perros, debe abordarlo lo antes posible.

Si su perro muestra algún signo de agresividad, lo primero que debe hacer es consultar a su veterinario. El veterinario realizará un examen completo para ver si existe una razón clínica para la agresividad de su perro, como dolor, malestar o cualquier otra causa física.

Si no encuentra explicación médica ni tratamiento, el veterinario puede remitirle a un especialista en comportamiento para que le ayude. Eche un vistazo a su póliza de seguro para mascotas: algunas cubren estos gastos para su mayor tranquilidad.

Todos los comportamientos tienen una razón de ser y se producen como resultado de cómo se siente el perro, y la agresividad no es diferente. Un especialista en comportamiento debidamente cualificado y con experiencia podrá determinar por qué su perro siente la necesidad de actuar así, cuáles son los factores desencadenantes y cómo tratarlos.

Subir